Slow fashion Elizabeth on Jones, moda infantil de calidad

Buenos días, hoy vamos a hablar de un tema que me interesa, hoy hablamos de slow fashion, de “moda lenta” como contraposición a la moda de consumo rápido. Hoy os presento una marca que me ha impresionado, se llama Elizabeth on Jones y es una representación de esta moda infantil de calidad que me gustaría que tuviera cada vez más espacio en nuestras calles y en nuestras casas.

No me entendáis mal, comprendo que hay una necesidad de seguir modas y tendencias. Sin embargo cuando uno entra un poco más en el sector de la moda y se da cuenta de la cantidad de ropa que se produce de cualquier manera y de la cantidad de ropa que no se compra cada temporada y que se vuelve a destruir, no queda más remedio que reconocer que algo tiene que cambiar en el sector para hacer que la industria sea más responsable, más sostenible. Soy partidaria de calidad frente a cantidad. Tener menos piezas de ropa pero mejor hechas.

Desde nuestra posición de consumidores podemos mandar un mensaje potente, podemos comprar cada vez más marcas que sean responsables en su producción, que realicen moda de gran calidad, vestidos, conjuntos de ropa que estén bien hechos y estén realizados para durar, pequeñas joyas que puedan pasar de generación en generación, que se atesoran y se llevan con orgullo porque uno sabe que se han realizado de manera responsable.

El alma creadora detrás de Elizabeth on Jones ha entendido este mensaje a la perfección, sus vestidos para niñas son tesoros llenos de pequeños detalles.

Quiero, antes de acabar este post que conozcáis más y mejor esta marca. Fundada hace un año, su diseñadora ha estado no obstante diseñando otro tipo de vestidos para niñas desde 2010. Su experiencia pasada la encontramos íntimamente unida al mundo del ballet y de las bailarinas, su trabajo para el Boston Ballet ayudando en la realización del vestuario le ha dejado un gusto especial por este mundo de belleza y perfección que se refleja en cada una de sus piezas. Vestidos elegantes, con mucho trabajo y detalles pero que al mismo tiempo parecen haber sido creados sin esfuerzo aparente, como si se hubiesen creado por arte de magia.

Junto a este gusto por el mundo de la danza una admiración profunda por un diseñador en concreto, Balenciaga, un maestro que estaba involucrado en cada aspecto del proceso de su empresa, algo que Elizabeth valora como algo muy especial y poco común.

Antes de terminar este post quiero también acreditar el gran trabajo del fotógrafo:  Allen Harper http://allenharperphoto.com/

Espero que os hayan gustado muchísimo sus diseños, os invito a conocer mejor esta marca única. Un abrazo!

PD= En el caso de que estéis buscando vestidos para niña os invito a consultar mi guía de compras de vestidos de niña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.